Ortodoncia

La Ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía. De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista al menos a los seis años.

Los tratamientos ortodóncicos suelen asociarse con la adolescencia, pero aunque no se empiece el tratamiento a edad temprana, es importante, sin embargo, llevar a cabo un control para asegurar la mejor salud dental de los hijos.

Con el tratamiento de ortodoncia obtenemos beneficios tanto estéticos como funcionales:

- Mejora de la higiene oral y ayuda a la prevención de la caries dental y la enfermedad periodontal.

- Evita desgastes anormales en los dientes.

- Conseguimos una correcta función, mejorando la digestión de los alimentos y previene problemas de la articulación temporo-mandibular.

- Evita la sobrecarga muscular y elimina ciertos dolores de cabeza y cuello.

En la primera visita, el ortodoncista le orientará acerca de las posibilidades, opciones y tiempo aproximado de su caso.

Para todo tratamiento ortodóntico es necesario realizar un estudio de ortodoncia previo, que consiste en una serie de fotos intra y extraorales, unos modelos de escayola y unas radiografías (panorámica y telerradiografía). Con todo esto el ortodoncista valorará los objetivos, los aparatos a utilizar, si es necesario realizar extracciones o no…

Brackets metálicos y estéticos:

Es la ortodoncia convencional, el tipo más difundido y conocido. Además del más rápido.

Se colocan los brackets en la cara externa del diente, y con la ayuda de arcos metálicos y otra aparatología auxiliar, van conduciendo al diente a su posición correcta.

Los brackets estéticos son similares a los metálicos pero se asemejan al color del diente, por lo que se “notan” menos, en cambio, son de un material menos resistente que los metálicos, por lo que no soportan tanta fuerza y el tratamiento es algo más largo.

Ortodoncia invisible. Invisalign:

Es la forma más sencilla y estética de llevar ortodoncia.

Funciona a través de una serie de alineadores transparentes, totalmente estéticos y prácticamente indetectables que sustituyen a los habituales aparatos metálicos fijos. Por lo que es verdaderamente difícil para los demás notar que está utilizando Invisalign.

Las férulas están hechas a medida para cada paciente y son removible, por lo que se pueden quitar para comer, cepillarse los dientes (lo que permite mantener una higiene bucal, que en el caso de los brackets es más complicado), etc…

Las férulas se cambian cada dos semanas, ya que cada una está hecha para realizar unos determinados movimientos en los dientes. El tiempo de cada consulta es menor que el de una revisión de ortodoncia con brackets.

Con el tratamiento con Invisalign se pueden corregir problemas como:

- Apiñamiento de dientes

- Dientes excesivamente separados

- Mordida cruzada

- Sobremordida

- Protusión